Cómo crear un buen Plan de Contenidos para tu web

Plan de Contenidos

¿Sabes como hacer un buen Plan de Contenidos para tu web?

Aunque los contenidos son importantes, hoy en día parece aún más importante si cabe contar con un buen Plan de Contenidos que nos permita lograr de la forma más eficaz los objetivos que buscamos conseguir con el Marketing de Contenidos.

El objetivo del Plan de Contenidos es, precisamente, determinar y fijar todos los aspectos relativos a nuestra estrategia de Marketing de Contenidos para lograr nuestros objetivos. Y es que tan importante es crear contenidos como hacerlo de forma eficiente para que podamos obtener los resultados buscados.

Pasos para crear un Plan de Contenidos

Para desarrollar un buen Plan de Contenidos habrá que seguir los siguientes pasos:

  1. Análisis interno

Para empezar a desarrollar nuestro Plan de Contenido debemos comenzar por un exhaustivo análisis de la situación de la empresa. Quienes son, cuáles son sus objetivos, o su posición en el mercado son sólo algunas de las muchas preguntas que hay que responder.

La idea es determinar cuál es la situación inicial de la que parte la empresa, de forma que podamos identificar cuáles son los pasos que tenemos que dar para mejorar dicha situación a través de una estrategia de Marketing de Contenidos.

  1. Investigación de mercado

Después del análisis interno viene el externo. Y es que no estamos solos en el mercado, por ello hay que analizar cuál es la situación de este, cuales son las empresas líderes del sector y cuáles son nuestros principales competidores.

El objetivo es conocer que hace tu competencia y aprovechar esa información para definir tu estrategia. Y es que con este análisis podrás conocer qué tipo de contenidos son los que mejor funcionan entre tu publico objetivo y cuales peor, con lo que tendrás datos muy valiosos para empezar con buen pie tu estrategia de Marketing de Contenidos.

  1. Identificación del público objetivo

Es imprescindible saber quién es tu público objetivo y dónde se encuentra para poder dirigirte a él con la máxima eficacia. Tu público objetivo va a marcar todo el Plan de Contenidos, ya que es a ellos a quien te diriges y quienes van a consumir tus contenidos.

No es lo mismo una web de moda dirigida a mujeres que una página de repuestos de motor, dirigido mayoritariamente a hombres, o una web de recursos educativos para estudiantes. Cada uno de ellos tendrá un tono y estilo diferente, enfocado a cada público.

En este sentido, es esencial definir el perfil medio de tu público objetivo, incluyendo datos básicos como edad, genero, intereses, etc. Pero no sólo hay que saber que les gusta, sino cómo, donde y cuando les gusta. En tu Plan de Contenidos es clave identificar tanto al público objetivo como los canales y medios en los que se encuentra para poder llegar e él.

  1. Marcar objetivos y metas

¿Qué queremos conseguir con nuestra estrategia de Marketing de Contenidos? A pesar de que el objetivo final siempre será vender, nuestro Plan de Contenidos puede ir dirigido a aumentar el tráfico, la comunidad de seguidores o a captar leads. En función de cuál sea este objetivo, la estrategia será distinta.

Asimismo, también hay que definir las metas a corto plazo. Aunque parezcan sinónimos, objetivos y metas no son lo mismo. Así, el objetivo sería a nivel general, mientras que la meta sería algo más concreto, en un plazo de tiempo. Un ejemplo, si nuestro objetivo es aumentar el tráfico, nuestra meta puede ser lograr un incremento mensual del tráfico del X%. Así, a medida que cumplamos las metas iremos consiguiendo los objetivos de nuestro Plan de Contenido.

  1. Definición de la estrategia

Es, quizá, la parte más importante del Plan de Contenidos de tu web. Una vez que tenemos perfectamente claro a qué publico nos dirigimos y que objetivos tenemos hay que definir cómo vamos a lograrlos, es decir, cómo vamos a conseguir que nuestra audiencia llegue a nuestra web. En este punto hay que definir tanto la estrategia como el tipo de contenido que se va a publicar y los canales a través de los cuales se van a difundir.

Pongamos un ejemplo para que quede más claro. Tenemos un eCommerce de moda con un blog integrado. Nuestro objetivo es captar leads y nuestro público objetivo es son mujeres adultas con intereses en moda y estilo. ¿Cuál va a ser nuestra estrategia? Una de las muchas posibilidades que se pueden llevar a cabo es ofrecer contenido gratuito interesante, como un e-book sobre nuevas tendencias, como combinar diferentes prendas o tutoriales de maquillaje para diferentes look a cambio de la suscripción a la base de datos. El tipo de contenido aquí sería un e-book y los canales de difusión podrían ser las redes sociales, desde las cuales se promocionará. ¿Más claro ahora?

  1. Organización del equipo de trabajo

Es el momento de repartir el trabajo entre los diferentes miembros del equipo. De esta forma, hay que definir cuáles serán los objetivos y responsabilidades de cada miembro y asignar los recursos necesarios para poder poner en marcha el Plan de Contenidos.

  1. Calendario editorial

Ahora es el momento de poner todo sobre la mesa y planificar a la perfección todas las acciones que se van a desarrollar en el Plan de Contenidos. Así, en el calendario deben incluirse todos los contenidos que vayan a publicarse clasificándolos por objetivos, tipología, canales, fecha de publicación y equipo de trabajo encargado del mismo. Con esto se logra una mejor organización, especialmente cuando se trata de un equipo de trabajo grande, donde podemos definir, además, la periodicidad de los diferentes contenidos.

La idea es programar todos los contenidos de forma estratégica para aprovechar los puntos fuertes de cada canal y de cada tipo de contenido. De esta manera, un post sobre novedades irá mejor en el blog, mientras que para un videotutorial habría que apostar por YouTube.

  1. Medición y evaluación

¿De  qué sirve crear un Plan de Contenidos si después no sabemos si ha sido efectivo o no? Basándonos en los objetivos y metas definidos en nuestro Plan de Contenidos, habrá que definir los KPIs, es decir, un indicador que nos dirá si se ha logrado un objetivo o no.

Si nuestro objetivo era captar leads, nuestro KPI será número de leads nuevos al mes. Si nuestro objetivo era aumentar el tráfico, nuestro KPI será porcentaje de tráfico mensual. Con estos KPIs podremos ver si estamos logrando nuestros objetivos, así como que puntos de nuestro Plan de Contenidos están funcionando y cuáles no para adaptar todo el plan para la consecución de objetivos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *